Programa

Módulo 1

La caquexia: prevenir o revertir

Dra. Montserrat Gonzalo Marín

El cáncer es una de las enfermedades de mayor importancia sanitaria, tanto por su frecuencia como por la alta morbilidad y mortalidad. Por otro lado, la desnutrición afecta con frecuencia a los pacientes oncológicos a lo largo de la evolución de la enfermedad, y esto va a influir de forma negativa en su calidad de vida y en su supervivencia. 

La expresión máxima de desnutrición en el cáncer es la caquexia cancerosa, responsable directo o indirecto de la muerte de un tercio de los pacientes. Definida como un síndrome caracterizado por pérdida de peso, anorexia y astenia que lleva a la malnutrición debido a la anorexia o a la disminución de ingesta, la caquexia tumoral es responsable de inducir una competición por los nutrientes entre el tumor y el huésped y un estado hipermetabólico que lleva al paciente a un adelgazamiento acelerado.

La caquexia no solo aumenta la morbimortalidad, sino que disminuye claramente la calidad de vida del paciente oncológico y, además, aumenta claramente el gasto sanitario.

Módulo 2

Cribado y valoración del estado nutricional

Sra. M.ª del Mar Martínez Molina

Como es sabido, el paciente oncológico constituye un grupo de riesgo nutricional, ya que en él, como consecuencia de los tratamientos recibidos y por el curso de la propia enfermedad, es frecuente la desnutrición, que a su vez ensombrece el pronóstico y merma la calidad de vida.

Este módulo examina las herramientas más importantes de entre las disponibles para determinar el estado nutricional del paciente con cáncer: el cribado y la valoración nutricional. Ambos representan un eslabón esencial del tratamiento, puesto que van a ser de gran ayuda para identificar aquellos pacientes que se encuentran en riesgo de desnutrición y, de este modo, poder actuar lo antes posible con el fin de reducir el número de complicaciones y mejorar la tolerancia a los tratamientos.

Módulo 3

Sintomatología habitual: consejos dietéticos

Sra. M.ª Bienvenida Gómez Sánchez

En la enfermedad oncológica existe un gran riesgo de desnutrición derivado de los tratamientos y por los síntomas de la propia enfermedad, la cual produce un gran deterioro sobre la salud del paciente y su calidad de vida. En estados de malnutrición importante, se produce una menor tolerancia a los tratamientos y un aumento de su toxicidad, por lo que resulta de vital importancia que todo paciente oncológico sea valorado nutricionalmente desde el diagnóstico y que se le pauten unas recomendaciones dietético-nutricionales para mantener o restablecer el estado nutricional. 

Resulta necesario, por tanto, ofrecer un apoyo dietético a los pacientes con cáncer y orientarlos sobre lo que pueden comer cuando sientan determinados efectos secundarios, como náuseas, vómitos, xerostomía, diarrea, estreñimiento, etc. A lo largo de este tema veremos las recomendaciones dietéticas ante esta sintomatología, de modo que el paciente verá aliviados sus síntomas y su ingesta mejorará, lo que influirá de forma positiva en su estado nutricional y su evolución.

Módulo 4

¿Qué soporte nutricional es el adecuado?

Dra. M.ª de los Ángeles Valero Zanuy

La desnutrición en el paciente oncológico, como en el resto de los individuos, presenta efectos deletéreos para la salud, además de ser un indicador pronóstico de mala respuesta al tratamiento y de disminución de la supervivencia. 

Muchos enfermos oncológicos presentan alteraciones de la deglución, reciben tratamientos oncológicos agresivos con el riesgo de toxicidad, son sometidos a cirugía o presentan antecedentes de abuso de tabaco y alcohol con déficits nutricionales secundarios al consumo de estas sustancias previamente al diagnóstico del cáncer. Todo ello puede contribuir a un riesgo mayor de desnutrición. Por ello, en cada etapa de la enfermedad oncológica se debe realizar un seguimiento del estado nutricional del enfermo y, si es necesario, una intervención nutricional para mejorar la evolución y el pronóstico del cáncer.

Módulo 5

Nutrientes específicos: ¿qué beneficios aportan?

Dra. Esther Jiménez Jiménez y Dr. Sebastià Sabater Martí

La intervención nutricional es clave en el tratamiento oncológico, sobre todo para proporcionar los macronutrientes y micronutrientes que los pacientes necesitan para mantener el peso corporal, la fuerza y la integridad de tejidos y de órganos y para luchar contra las infecciones.

El hecho de que el paciente esté bien nutrido y en buenas condiciones puede ayudarle a tolerar mejor los tratamientos oncológicos; de este modo, podrá conseguir resultados más positivos en el control tumoral, así como mejorar su pronóstico y su calidad de vida.

Los micronutrientes son sustancias que el organismo necesita en pequeñas dosis y que resultan indispensables para los diferentes procesos metabólicos. La glutamina, los ácidos grasos ω-3 y otros están siendo evaluados en diferentes estudios en cuanto a la necesidad de su suplementación en el paciente oncológico para mejorar su situación nutricional y tolerar mejor los tratamientos antitumorales.

Caso práctico

Dra. Katherine García Malpartida y Sra. M.ª Amparo Quilis Gimeno

La desnutrición es una complicación frecuente en los pacientes con cáncer. En concreto, el cáncer esofágico es uno de los tumores que más se asocia con desnutrición, debido a que en ella concurren múltiples causas, como la disfagia, el síndrome de caquexia cancerosa, las técnicas quirúrgicas que alteran la función del tubo digestivo y el tratamiento con quimioterapia y radioterapia. Además, en este caso, una complicación derivada de la cirugía esofágica, como es el quilotórax, condiciona un empeoramiento del estado nutricional. Todos estos factores inducen una disminución de la ingesta que, asociada al aumento de necesidades nutricionales, da lugar a un estado de desnutrición, que empeora la situación clínica del enfermo, así como el pronóstico de la enfermedad oncológica. 

Se presenta el caso clínico de un paciente diagnosticado de cáncer esofágico que necesita varias estrategias a nivel nutricional de acuerdo con su cambiante situación clínica: disfagia en el momento del diagnóstico del tumor, quimioterapia preoperatoria, posperatorio inmediato, complicaciones posoperatorias, quimioterapia posintervención y seguimiento a largo plazo de esofaguectomía total.

 

Imprimir

Volver a la página principal